Tipos de Maldiciones y su Historia




Aunque sea díficil y extraño creer que la idea de que las bendiciones y las maldiciones sean fuerzas reales en el mundo, la Biblia habla mucho sobre este tema. Una maldición es una fuerza sobrenatural que trabaja para traernos daño y destrucción, y que para los cristianos, les impide recibir las bendiciones de Dios. Muchos cristianos no creen que un cristiano pueda ser maldecido ni entienden lo que realmente es una maldición. No obstante, cuando Jesús murió en la cruz, se convirtió en una realidad para ellos. Ya no podían ser redimidos y heredar la bendición de Dios. (Gálatas 3: 13-14) También se puede decir que una maldición es el resultado de un hechizo o una oración, una imprecación o execración, u otra imposición por magia o brujería, pidiendo que un dios, una fuerza natural o un espíritu traigan la desgracia a alguien.


Las maldiciones de otros pueden estar dañándote. Las oraciones de los demás, como describiré, pueden influir de manera negativa en tu vida. Además, los que maldicen no solo perjudican a los demás, también se hacen daño a si mismos. El impacto de la brujería intencional puede ser real, poderoso y podemos involuntariamente maldecirnos a nosotros mismos con mucha facilidad.

RESUMEN DE CONTENIDOS

Maldiciones , maleficios y su historia
Maldiciones generacionales según la biblia
Maldiciones gitanas como romperlas
Maldiciones egipcias y la historia de los maleficios del antiguo Egipto

Uno de los peligros de crear maldiciones es que hay una reacción en contra de quien las crea. Cuando se realiza una maldición con mucho esfuerzo y malas intenciones, esta debe ser interceptada y anulada ya que ambas partes quedan atadas y oprimidas. Aprenda a configurar la protección necesaria y a romper las maldiciones de su entorno.

Desde siempre han existido diferentes tipos de maldiciones, desde maldiciones bíblicas por desobediencia y generacionales hasta maldiciones egipcias, africanas, gitanas, de brujería y autoimpuestas. Actualmente hay muchos movimientos espirituales modernos en los que la maldición podría ser una práctica: Hoodoo, Voodoo, Wicca y supersticiones en las culturas neerlandesa, mediterránea y del Medio Oriente de Pensilvania.




Estos hechizos pueden causar que pierdas el dinero y todas tus posesiones u oportunidades materiales, que tengas sentimientos de ansiedad y de estar “atrapado” en la vida.

Pueden traerte también enfermedad o incluso la muerte. Lo peor de las maldiciones es que la mayoría de las personas que han sido maldecidas ni siquiera lo saben. Es posible que sepas algo si de repente parece que todo va mal en tu vida o si encuentras símbolos de brujería en tu casa, si faltan objetos muy personales o si tus plantas o mascotas actúan de forma extraña o mueren repentinamente.

Maldiciones y maleficios

Veamos cuales son los maleficios más comunes, las maldiciones que deberíamos conocer y como hacer frente a ellas. Además de algo de información adicional.

Maldiciones generacionales

Una maldición generacional es una maldición que se pasa a través de la línea familiar de una generación a la siguiente. Recibimos una herencia espiritual de nuestros padres, y esta herencia espiritual incluye bendiciones y maldiciones. Dios visita “la iniquidad de los padres sobre los hijos y los hijos de los niños a la tercera y cuarta generación” (Éxodo 36: 7). Lo que significa que serán los niños de futuras generaciones, aquellos más susceptibles y propensos a sufrir tras los pecados y las conductas destructivas de los padres.

Las maldiciones generacionales pueden ser episodios de hábitos compulsivos. Comportamientos contrarios o calamidades recurrentes que parecen acosar a miembros de una familia en específico. Como por ejemplo, violación, pobreza, robo, divorcio, abortos involuntarios, alcoholismo, drogadicción, afecciones sexuales, etc.



He visto cómo suceden cosas increíbles cuando se rompen las maldiciones generacionales, y no tenemos por que vivir bajo el poder de ningún maleficio. Explicaremos detalladamente en otro artículo más información sobre cómo liberarse de una maldición generacional.

Maldiciones bíblicas

Las maldiciones bíblicas o por desobediencia son aquellas que la Biblia impone cuando las personas pecan. Muchas de las maldiciones en la Biblia terminan con la muerte.

  • Maldito será el fruto de tu cuerpo, y el fruto de tu tierra, el aumento de tu ganado y los rebaños de tus ovejas” (Deu 28:18).
  • El Señor te herirá con locura , con ceguera y con asombro de corazón” (Deu 28:28).

Puedes ver Deuteronomio 28, tiene muchas maldiciones y están ahí para aquellos que no obedecen los mandamientos de Dios.

Maldiciones verbales

Nuestras palabras llevan poder, y la Biblia dice esto: “De la misma boca salen bendiciones y bendiciones. Hermanos míos, estas cosas no deben ser así ” (Santiago 3:10). Nuestras palabras tienen la capacidad de brindar un gran estímulo y bendición a los demás, pero también pueden tomar la forma de una maldición. Esto quiere decir que las personas pueden colocar maldiciones solo por lo que dicen o expresan sobre otras personas.

tipos de maldiciones y maleficios en la historia

Estas son maldiciones que provienen de personas que rezan en su propio beneficio y voluntad. Se supone que cuando un cristiano reza una oración egoísta sobre otra persona, Dios no escucha esa oración, pero el diablo sí, y le da al diablo el derecho legal de enviarle un demonio directamente a esa persona. Muchos necesitan liberarse del poder de las palabras destructivas para poder moverse más allá de las maldiciones que se lanzaron sobre ellas.

Maldiciones escritas

Muy parecidas a las maldiciones verbales. Simplemente escribir una mala intención en un pedazo de papel, guardándolo cerca de tu objetivo puede dar excelentes resultados. Pequeños sigilos de una maldición puede ser suficiente para arruinar totalmente a una persona.

El método más obvio es escribir un nombre en una hoja de papel y quemarlo. Si usas un método parecido, debes tener muy claro en cuanto a la persona a la que desea que afecte.

Maldiciones de brujería

Las maldiciones de brujería son las que son lanzadas intencionalmente por aquellos que están involucrados en prácticas ocultas. Aquellos que se sumergen en la brujería, el satanismo y otras actividades ocultas oscuras e intentan maldecir a otros mediante rituales, conjuros, hechizos y otras actividades demoníacas.

Maleficios y maldiciones de brujería

Actualmente mucha gente está involucrada en la brujería y mucha gente acude a las brujas en busca de soluciones a sus problemas. Si tu eres un problema, lo más seguro es que recibas una maldición de brujería. ¿Podrían ser estos, algunos de los “dardos de fuego del maligno” que debemos desviar con el escudo de la fe? (Efesios 6:16).

Maldiciones autoimpuestas

Lo que dices sobre ti mismo podría convertirse en una maldición. Si dices algo negativo sobre ti, le estás dando permiso al diablo para enviarte un demonio. Ten cuidado también de lo que hablas sobre tus hijos y tu familia.

El mal de ojo

El mal de ojo era tradicionalmente una maldición lanzada por los celos o la envidia y se pensaba que causaba mala suerte y lesiones al receptor. Es muy fácil desviarse desde allí y usar el mismo principio para alcanzar tus propios fines. Usar en alguien el mal de ojo es un método de maldición que puede requerir un poco de práctica. Esencialmente, se está dirigiendo la mayor cantidad de energía negativa hacia un punto fijo y es bastante fácil perder a tu objetivo.



Una vez lo aprendas, te aconsejo que tengas cuidado, puede ser bastante fácil echar darle a alguien el mal de ojo sin querer hacerlo. Puedes encontrar más información acerca de como quitar y curar el mal de ojo si quieres saber más de esta maldición.

Maldiciones más trabajadas

Es la típica maldición que la mayoría de la gente piensa cuando piensa en maldecir. Lleva mucho más tiempo, ya que generalmente está bien pensada, planeada y, a menudo, requiere que el lanzador cace materiales para usar en el conjuro. Este tipo de maldición es la que comúnmente involucra más objetos personales como catalizadores de energía. Para aquellos que nunca han escuchado el término, un catalizador de energía es algo que conectará a la persona con el hechizo como un poco de cabello, una uña, saliva, etc.

Honestamente, esta forma de maldición no difiere mucho de otros hechizos. Hay tantas formas de lanzar una maldición como formas de lanzar un conjuro. Puede ser ritualizado o no, pero todos los componentes son los mismos. Al fin y al cabo usas palabras, materiales y acciones con la finalidad de ayudarte a dirigir tu intención o fuerza de voluntad para causar un cambio a través de esta energía.

Con la maldición siempre se aconseja saber bien qué efecto estás tratando de crear, a menudo la maldición es un esfuerzo altamente emocional y esta corriente emocional adicional puede hacer que tu magia sea más poderosa de lo que se pretende. Para evitar que las cosas se te vayan de las manos es conveniente que te sientes cómod@, y recuerda, ¡siempre es mejor ser específico en estos casos!.

Objetos Malditos

Los maleficios enlazados a objetos son el tipo de maldición que me encuentro con mayor frecuencia. Estas son maldiciones que, en lugar de dirigirse a una persona en particular, se adjuntan a un objeto para afectar a quienquiera que entre en contacto con él. A menudo encuentro este tipo de objetos en tiendas de segunda mano, tiendas de antigüedades y mercadillos. Si cree estar afectado podría ser útil localizar cualquier objeto maldito en su hogar.

Las maldiciones vinculadas en objetos son a menudo involuntarias. Son artículos que, a través de un giro del destino, ya sea una emoción extrema o un evento traumático acabaron malditos. Dichos objetos malditos llevan consigo esa energía, sangrando negatividad hacia cualquiera que los recoja o use. ¡Esta naturaleza no intencional puede hacer que estos objetos sean extremadamente impredecibles! Si no tienes experiencia con el manejo y ruptura de este tipo de maldiciones, le sugerimos evitar cualquier elemento maldito que pueda encontrar.


En otras ocasiones, encuentro que estos elementos no están realmente malditos, sino que están embrujados. A veces, los espíritus inquietos se apegan a un objeto que fue importante o significativo para ellos en su vida. A menudo no se dan cuenta de que están lastimando a las personas y, si se les maneja con delicadeza, se puede resolver la obsesión sin que los espíritus y los humanos involucrados se vean perjudicados.

Por supuesto, algunos objetos malditos se crean intencionalmente, pero no recomendamos intentar este tipo de maldición. La maldición de un objeto a primera vista puede parecer suculento y algo sencillo como cualquier otro tipo de encantamiento, puede resultar atractivo como un método de entrega conveniente, pero tenga en cuenta que no podrás controlar quién entra en contacto con este tipo de objetos. En lugar de maldecir solo a la persona que estás tratando de maldecir, también puedes maldecir a su hermana cuando ella tome prestado ese collar maldito o puedes maldecir más adelante a un extraño si lo compra en una tienda de segunda mano. Las cosas tienen una tendencia a moverse y a cambiar de manos, si confías en un objeto para llevar tu maldición, entonces no se sabe a quién podrías terminar maldiciendo.

La escala Osiris

Para descubrir exactamente qué tan fuertes son las maldiciones se estableció la escala Osiris, una escala energética en la 4ª dimensión que mide la magia negra. Aquí pasamos a la maldición más difícil que se tuvo que eliminar, la maldición de Osiris. Osiris fue manipulado en su pasado por varias brujas durante muchos años con magia negra. Esto nos permitió aprender y reconocer cómo funciona la brujería y nos enseñó los mecanismos de conducción que hay detrás de las maldiciones o maleficios que realmente existen.

Maleficios de Egipto, maldiciones egipcias y la escala Osiris

Desde el punto de vista energético, las maldiciones y los maleficios son pura basura energética en la que la fuerza y, por lo tanto, la escala Osiris juega un papel decisivo. Porque no es suficiente saber exactamente la maldición. Es muy importante conocer la fuerza energética con la que se hizo esta maldición. Una maldición con un 10 en la escala Osiris tiene un efecto completamente diferente a una maldición que se pronunció solo una vez. Para tratar de resolver una maldición mucho más fuerte, naturalmente necesitas mucha más energía positiva y, por lo tanto, más tiempo.

Haciendo un análisis energético, podemos determinar si se ha lanzado una maldición y qué tan fuerte es en la escala Osiris. Esta es la única forma en que podemos resolver una maldición de manera adecuada haciendo los rituales correctos en el número correspondiente.

Maldiciones y posesiones de energía sobrenatural

Muchas personas creen que las maldiciones siempre tienen que ver con una posesión. De hecho, ciertos maleficios pueden causar una posesión de energía en el corto plazo para por ejemplo, manipular a otro ser humano hasta que la maldición se haya cumplido. Esta energía usualmente desaparece nuevamente dependiendo de cuanta energía negativa obtenga al crearse o tan pronto como la maldición haya terminado.

Otras veces no es tan fácil como se cree, como regla general, toda persona está protegida por energía. Una posesión energética generalmente solo sería posible cuando la mente y el cuerpo de una persona se debilitan en consecuencia. Solo entonces se dan las bases necesarias para una maldición, hechizo o posesión de energía.

El ascenso de la tierra

La energía se han anclado en la Tierra y está completamente activa. Es cada vez más fuerte y afecta a todo el mundo en un sentido positivo. Esto significa que las personas que están espiritualmente despiertas podrían usar esta energía en su propio beneficio. Se estima que un 15% de las personas ya han anclado esta energía en sí mismas y pueden transformarla a su antojo. Estas personas pueden activar algunas facultades como la clarividencia y son también las personas que luego tienen el potencial de usar la Magia Blanca con el lenguaje de la luz.

Esta es la razón principal por la cual algunas personas pueden practicar magia blanca mientras que otras no. Simplemente está relacionado con la conciencia de cada uno.

Conclusiones

Independientemente de si se siente cómodo o no con la idea de maldecir, conocer los tipos comunes de maldiciones que pueden surgir en su camino puede resultar muy útil. Nunca se sabe cuándo te encontrarás con un objeto maldito, también es útil saber cuál es el mejor método si decide utilizar una maldición, la ignorancia no es justificable por lo que es mejor saber que opciones tenemos que intentar algo y esperar lo mejor.

Si bien el tema de la maldición engendra muchos debates acalorados y tiene fuertes defensores en ambos lados, el conocimiento de las maldiciones les da a las brujas las herramientas necesarias para protegerse y tomar mejores decisiones sobre el lanzamiento de hechizos.

Esta serie ha sido una breve introducción sobre las maldiciones, pero no deje que su educación termine aquí. Hay mucho más que aprender sobre este tema de lo que jamás podría cubrir y espero que continúes leyendo. Si deseas aportar algo, déjelo en los comentarios.

error: Content is protected !!